¿Ver un eclipse solar puede dejarte ciego?

Publicado el día 14 de Agosto del 2017, Por Muy Interesante México

¡Protege tus ojos antes del eclipse solar del 21 de agosto!, aquí te contamos las consecuencias de no hacerlo

Aqui va un banner...

En una semana, personas a lo largo de EUA tendrán la oportunidad de observar un eclipse solar total, en México tendremos que esperar hasta 2024 para un evento así, aunque podremos verlo parcial. Y aunque todos estamos emocionados, del suceso, también vale es importante recalcar que no debes mirar al eclipse sin protección especial: la luz de un eclipse en verdad puede dañar tus ojos – aunque la advertencia de ceguera total puede ser un poco exagerada.

La condición se llama retinopatía solar y ocurre cuando la luz brillante del sol inunda la retina en la parte trasera del globo ocular. La retina alberga a la células que detectan la luz haciendo que la visión sea posible.

Cuando es sobre estimulada por la luz solar, libera una gran cantidad de químico de comunicación que dañan a la retina. Este daño es a menudo indoloro, así que las personas no se percatan de lo que está sucediendo con su visión.

La retinopatía solar puede ser causada por mirar al sol (sin importar de su fase) pero pocas personas puede soportar ver directamente a nuestra estrella más cercana por mucho tiempo si sentir dolor.

Sí llega a sucede ocasionalmente – las revistas médicas han registrado casos en los que la gente bajo el efecto de las drogas miró al sol por periodos largos de tiempo, causando un año serio en sus ojos. Los seguidores de las sectas religiosas que adoran al sol también han sido víctimas. Por ejemplo, en 1988, oftalmólogos italianos tuvieron que tratar a 66 personas con retinopatía solar después de un ritual en el que debían mirar al sol.

Pero durante un eclipse solar, más personas corren el riesgo. Cuando el sol está casi cubierto por completo, resulta cómodo verlo y los reflejos que nos protegen – como parpadear o la contracción de la pupila – están más lentos de los normal. Incluso las mascotas son vulnerables a sufrir daño en los ojos por ver un eclipse, aunque es raro que miren directamente al sol. Aún así, sí están contigo durante el eclipse, también deben usar lentes protectores.

Los científicos no tienen una buena cuenta sobre la prevalencia de daño ocular después de un eclipse solar. En un estudio realizado en 1999 después de un eclipse solar visible en Europa, 45 pacientes con posible retinopatía solar aparecieron en una clínica de ojos en Leicester, Reino Unido, después de ver el eclipse. Se confirmó que cuarenta de ellos tenían algún tipo de daño o síntomas de daño; cinco de ellos también mostraron cambios visibles en su retina.

Veinte de los pacientes reportaron dolor en los ojos, mientras que otros 20 informaron problemas de visión. De este último grupo, 12 informaron que su vista había vuelto a la normalidad siete meses después, pero cuatro todavía podían ver los fantasmas del daño en su campo visual, tal como un punto en forma de media luna visible en luz tenue.

La investigación también sugiere que aunque muchos de los daños llegan a sanar, algunos pueden ser permanentes. Un estudio de 1995 siguió a 58 pacientes que sufrieron daño ocular después de ver un eclipse de 1976 en Turquía. La cicatrización ocurrió durante el primer mes después del eclipse, los investigadores informaron en el archivo de la revista Graefe para la Oftalmología Clínica y Experimental, pero a los 18 meses, el daño permaneció hasta 15 años más tarde.

Por lo tanto, aunque puede ser difícil quedarse totalmente ciego mirando un eclipse, hacerlo sin una protección adecuada podría dejar una mancha duradera en tu visión. La única manera segura de ver un eclipse, según la NASA, es usar filtros solares diseñados especialmente para la ocasión, a menudo disponibles en tiendas de telescopios, o usar gafas de soldador Nº 14, disponibles en tiendas especializadas en soldadura.

Los espectadores de agujeros - esencialmente un agujero en un pedazo de cartón o papel - también se puede utilizar para ver el eclipse indirectamente mediante la proyección de una sombra del sol en el suelo o en una pantalla.