La ciencia del miedo

Muy Interesante México | Psicología 3/02/17

La ciencia del miedo

 

¿Cuál es tu mayor miedo? De acuerdo con un estudio de la Universidad de Chapman, los cinco mayores miedos son:

 

Hablar en público

Las alturas

Insectos, serpientes y otros animales

Ahogarse

Sangre y Agujas

 

Y a juzgar por los comentarios del día de hoy, la presidencia de Donald Trump.

Con excepción de ahogarse y quizás Trump, estos son cosas que representan una pequeña amenaza  a lo que debemos afrontar  a diario, pero reaccionamos como si estuvieran intentando matarnos.

 

¿Qué produce el miedo?

 

 

via GIPHY

 

En realidad no se necesita mucho para activar la respuesta del miedo en la mayoría de los cerebro de la gente. Nos da miedo encontrarnos con cosas o situaciones que no entendemos, no podemos controlar y/o que nos pueden lastimar.

 

Además de los miedos con los que nacemos, existen los miedos condicionados. Estos se forman cuando tenemos una experiencia negativa y nos da miedo vivir algo similar otra vez. Por ejemplo, cuando si un perro te atacó cuando era niño, probablemente te den miedo todos los perros – aunque sean amigables.

 

 

También nos han condicionado a temer cosas que nos han dicho son negativa. Esto juega papel en la forma en que las familias y comunidades crean prejuicios en contra de distintos grupos de la sociedad. 

 

Cómo tener menos miedo

 

Sólo porque el miedo es una respuesta natural, no significa que seamos incapaces de limitar su poder. Con estos consejos puedes tener menos miedo.

 

1. Preparación: si te dan miedo situaciones en las que sabes un poco que esperar, como una entrevista de trabajo, ir al dentista o confrontar a alguien, la mejor forma de superarlo es prepárate. Practicar o pensar lo que sucederá antes del evento te quitará la falta de certeza que te produce el miedo.

 

2. Actúa: el miedo surge de una falta de control, así que enfócate en las cosas que sí puede controlar para ayudarte a reducir esa sensación. Si temes algo sobre lo que no tienes control, encuentra algo pequeño en lo que puedas actuar y enfoca tu atención en eso para que el miedo no se vuelva abrumador.

 

3. Relájate: La investigación ha mostrado que es más fácil dejar ir el miedo al realizar conductas tranquilizantes que te relajen que tratando de convencerte de no sentir el miedo. Encuentra una distracción tranquilizante de ese temor, ya sea rezar, meditar, yoga, correr, o un hobby, pasa tu tiempo realizando esta actividad cuando sientas miedo.

 

via GIPHY

Comenta esta nota