Cómo tomar buenas decisiones científicamente

Muy Interesante México | Psicología 14/02/17

Cómo tomar buenas decisiones científicamente

En muchos momentos importantes de nuestras vidas aparece la incógnita de ¿cómo elegir algo? Ya sea en tu comida, un destino o hasta en el amor.

 

Y en realidad es una tarea más fácil para algunas personas que para otros. La psicología generalmente divide a las personas en dos categorías diferentes sobre la base de su estilo de toma de decisiones. Por un lado, están los  "satisfechos", que dejan de reflexionar sobre sus opciones tan pronto como encuentran una que cumpla con todos los criterios necesarios.  Y por otro, hay "maximizadores", que repasan todas las posibilidades varias veces, hasta que están absolutamente convencidos que han elegido el mejor de los mejores.

 

 

En general, los satisfechos tienden a ser más felices con sus opciones que los maximizadores, ya sea que la decisión en cuestión sea algo tan trivial como una orden de almuerzo o que altere la vida como un salto de carrera, porque no pierden tiempo pensando en las opciones que desecharon a lo largo del camino. Pero de acuerdo con un estudio publicado en la revista Personality and Social Psychology Bulletin, así no termina la historia.

 

 

A lo largo de una serie de experimentos, investigadores encuestaron a voluntarios acerca de su satisfacción con la vida y la propensión que tenían a la autorreflexión, posteriormente se les pidió que informaran sobre su estado emocional mientras atravesaban un hipotético escenario de toma de decisiones. Los resultados mostraron que las personas que califican como maximizadores pueden ser divididas en dos subcategorías. Los maximizadores enfocados en la promoción repasan cuidadosamente los beneficios y las desventajas de cada opción, buscando caminos que esten más inclinados hacia lo positivo;  y los maximizadores centrados en la evaluación, que operan bajo la suposición de que hay una objetivamente mejor opción, y tienen que examinar cuidadosamente toda la información disponible para descubrirla.

 

Los miembros de este segundo grupo, sufren de mayor ansiedad que el resto:

"Está bien mirar a fondo las opciones, pero lo que especialmente parece producir frustración y arrepentimiento al tomar decisiones es reevaluar las mismas opciones una y otra vez", explicó  Jeffrey Hughes, de la Universidad de Waterloo en Canadá.

 

 

En pocas palabras: hacerlo te invita a seguir pensando en todas las opciones que tenías que dejar atrás, en lugar de disfrutar de la opción que elegiste al final, esperamos que pienses eso la próxima vez que tengas que elegir. 

Comenta esta nota