¿Qué pasa en el cerebro cuando sentimos celos?

Muy Interesante México | Psicología 25/07/17

¿Qué pasa en el cerebro cuando sentimos celos?

Los celos es un vicio que pocos pueden evitar pero que nadie anhela. Puedes estar tranquilo y cuando menos lo esperas todo se empezará a derrumbar, el corazón se acelera y la claridad desaparece.

Y ahora científicos han encontrado el área del cerebro que controla los celos, es la misma parte que detecta el dolor físico real - quizás eso explica por qué la sensación de envidia hacia tu amante duele tanto.

El lugar que hace que la gente se deleite en la desgracia de otros - llamado schadenfreude - también fue localizado por el equipo.

"Es interesante que la parte del cerebro que detecta el dolor físico también está asociada con el dolor mental", explicó Hidehiko Takahashi, quien dirigió la investigación.

Evaluar estos sentimientos de celos posiblemente será útil en la atención mental, como el asesoramiento.

"La envidia es corrosiva y fea, y puede arruinar tu vida. Si eres una persona celosa, es porque te cuesta apreciar muchas de las cosas buenas que están ahí afuera, porque estás demasiado ocupado en preocuparte por cómo se reflejan en ti mismo". Explicó Richard Smith, profesor de psicología en la Universidad de Kentucky.

Durante el estudio, se pidió a 19 estudiantes que hablaran de un rival más exitoso mientras tenían exploraciones de resonancia magnética, las cuales controlan la actividad cerebral. Una parte de su lóbulo frontal se hizo más activa cuando los estudiantes sentían celos de sus rivales.

Luego leyeron una historia en la que el tema de su envidia sufrió una serie de desgracias, incluyendo intoxicación alimentaria. Los datos de exploración mostraron que los contratiempos provocaron una mayor actividad en la parte de la reacción de recompensa del cerebro, que normalmente se ilumina al recibir la fortuna social y financiera.

También parece haber una relación entre los celos y la frustración. Científicos observaron que cuanto más celosa era una persona de otra, más se sentía frustrada por la caída de esa persona. Cabe destacar que los celos es una enfermedad que en algún momento no puede parar, si te consideras así te sugerimos acudir con un especialista.

"Ahora tenemos una mejor comprensión del mecanismo en el trabajo cuando la gente se complace en la desgracia de otro", dijo el Sr. Takahashi.

Comenta esta nota