La nueva bóveda para el Día del Juicio final guardará información para la eternidad

Muy Interesante México | Tecnología 4/04/17

La nueva bóveda para el Día del Juicio final guardará información para la eternidad

Cuando llegue el apocalipsis, las islas Svalbard de Noruega podrían albergar los únicos vestigios sobrevivientes de la civilización humana. El archipiélago ártico es el hogar del Banco Global de Semillas, un repositorio subterráneo de 1,020 metros cuadrados que conserva cientos de miles de semillas de todo el mundo en caso de una extinción catastrófica de plantas.

Ahora, un nuevo tipo de bóveda se ha abierto al lado en una antigua mina de carbón que pertenece al gobierno noruego, como informa Gizmodo.

El Arctic World Archive (Archivo Mundial Ártico)está diseñado para almacenar datos, no semillas, resguardando información histórica y sensible sobre la película micrográfica creada por Piql, una compañía noruega de preservación. La película se almacena en una caja física profunda en la bóveda, diseñada para ser recuperada y leída por cualquier persona en el futuro, incluso si la tecnología original utilizada para leer y escribir el archivo (por ejemplo, un PDF) ya no está en uso.

Se trata de una biblioteca altamente segura diseñada para mantener ciertos documentos y datos disponibles para el futuro previsible, a través de cualquier desastre ambiental, ataques de ciberseguridad o guerras mundiales que puedan ocurrir en los próximos 500 a 1000 años.

En uno de sus folletos para el archivo, Piql sostiene que mantener una versión analógica de documentos importantes en un lugar remoto es necesario en el mundo digital de hoy:

En un mundo amenazado con más y más ataques cibernéticos, espionaje digital, la manipulación de datos y guerra electrónica, con información valiosa y crítica almacenada en un sistema independiente de tecnologías específicas y mantenida en un lugar seguro y se hace cada vez más relevante.

Arctic World Archive es una bóveda de datos sin conexión que garantiza la protección de los datos más sensibles e insustituibles para el futuro. Situada en una bóveda a prueba de desastres, la información se mantiene en condiciones de permafrost lejos de las inestabilidades políticas y físicas en el resto del mundo.

Mientras que los archivos se pueden leer en línea, la película física sólo se puede obtener ordenando que la traigan desde el interior de la bóveda. El microfilm no puede ser sobrescrito, lo que fue grabado por primera vez en él no puede ser manipulado por cualquier persona que posteriormente lo tome.

El ritmo de la tecnología se mueve tan rápido que incluso los datos creados hace unas décadas podrían ser en gran medida ilegibles para el público – ¿cómo recuperar datos de un disco flexible cuando ya no hay computadoras con esas unidades La idea aquí es que esta película micrográfica (los representantes de Piql lo describen como los códigos QR escritos en la película) podrán sobrepasar la tecnología original usada para crear el archivo. Es el equivalente al siglo XXI de tallar runas sobre piedra.

Los gobiernos brasileño y mexicano ya han puesto en el archivo copias de sus constituciones y otros documentos nacionales históricos -algunos que datan del siglo XVI – en el archivo.

 

 

Comenta esta nota