Oído AAA

Oído AAA
Ciencia 17/10/14

Si no te gustó la noticia de que nuestras células pueden ser programadas para ordenar un sistema aleatorio mediante el código binario, un paso para el desarrollo de las computadoras biológicas, checa esto: orejas de mamíferos como batería.

En efecto, muy al estilo de la saga fílmica The Matrix, donde las máquinas sometían a los humanos para usarlos como tomas de corriente y obtener energía (por eso de los impulsos eléctricos que están por todo nuestro organismo), investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, conocido como MIT, y de la Escuela de Medicina de Harvard, han encontrado el gradiente electroquímico que existe naturalmente en el oído interno de los mamíferos.

El llamado potencial endococlear, que se ubica en la cóclea del oído interno, es la única estructura atómica en los mamíferos que mantiene un potencial electroquímico sobre toda la región del organismo.

Tranquilos, no se trata de un generador auxiliar: emite diez veces menos energía eléctrica de la que ocupa el más eficiente circuito no biológico del mercado.

Pero es suficiente como para que algún día pueda ser usado como una fuente de poder para los nuevos medicamentos electrónicos, implantes o cualquier otro dispositivo hecho para funcionar dentro del cuerpo humano.

En este caso, en lugar de usar personas con enchufes antiestéticos en la nuca, usaron las orejas de conejillos de indias para dar energía a componentes electrónicos.

Los científicos anestesiaron a los conejillos para poder adaptarles unos electrodos en la cóclea, y extraer la suficiente energía para poder encender un transmisor de radio inalámbrico, lo que equivale a un nanowatt. No es sorprendente, pero los electrónicos pequeños no necesitan de mucha "pila", tal vez la misma que utilizan algunos relojes análogos (además que cada vez se encogen más).

De esta manera, según los autores del estudio, las nanomáquinas del futuro podrán tener una interfase para proveerse de energía de manera biológica.

La investigación será publicada en próxima edición de la revista Nature.

COMENTA ESTA NOTA