www.muyinteresante.com.mx

Oxitocina, el secreto del amor

Oxitocina, el secreto del amor ciencia / 15/02/13

Estudios recientes demuestran que el neurotransmisor (hormona) oxitocina juega un importante papel en la simpatía, el apoyo y en la expresión de nuestros sentimientos.

La profesora de psicología Ruth Feldman, de la Universidad de Bar Ilan, en Israel, ha pasado años estudiando los efectos de la oxitocina, llamada la ?hormona del abrazo? que se activa con el contacto físico afectuoso, en el ser humano. Ella descubrió que los niveles más altos de oxitocina se observan durante el enamoramiento temprano; casi el doble de la cantidad secretada durante el embarazo (la oxitocina es en gran medida responsable del ?encariñamiento? con un futuro hijo).

Feldman comparó el comportamiento de parejas con altos y bajos índices de oxitocina y pudo constatar que las parejas con una mayor cantidad de la hormona mantenían relaciones más duraderas. Así mismo, estas parejas parecía mantener una mejor comunicación, terminando los enunciados del otro, riendo juntos y teniendo más contacto físico.

En otro experimento, llevado a cabo por Beate Ditzen (investigadora de la universidad de Zurich), un número de parejas fue administrado con oxitocina vía nasal. Estas parejas, al discutir sobre algún desacuerdo, se mostraron mucho más accesibles y comunicativas que las parejas a las que no se les proporcionó el neurotransmisor. Así mismo, quedó demostrado que sus niveles de cortisol disminuyeron, siendo esta una hormona liberada en situaciones de estrés.

También se constató que las personas que tienen alguna alteración genética que resulte en una disminución en la cantidad de receptores para la hormona suelen mostrarse menos afectivas, ser menos sociales y ser más propensas a crisis maritales o amorosas. Las personas con autismo, por ejemplo, suelen tener este problema. Sin embargo, en algunos casos, la terapia con oxitocina exógena ha mejorado sus habilidades comunicativas y emotivas.

Al parecer, el papel de la oxitocina descansa entonces en el mejoramiento de la comunicación interpersonal. Esta hormona aumenta la confianza, la generosidad y la identificación de emociones en las expresiones faciales ajenas. Mientras más oxitocina, mejor será la relación.

Fuente: Scientific American

Redes Sociales

Síguenos

Siguenos en Facebook Siguenos en RSS Siguenos en Twitter

Recibe nuestras noticias
Las primeras civilizaciones
Aurora boreal entre San Francisco y París