La Vía Láctea es más robusta

La Vía Láctea es más robusta
Espacio 16/10/14

Los científicos tienen una certeza sobre las proporciones de la Tierra y el Sol, pero la cosa cambia con las proporciones de la Vía Láctea: su comprensión sería más sencilla si solamente estuviera compuesta de estrellas, pero posee un gran halo de materia oscura que hace muy complejo el calcular sus dimensiones.

La materia oscura es una materia que no emite suficiente radiación electromagnética para ser detectada por los medios técnicos actuales, pero se sabe su existencia por los efectos gravitacionales en estrellas y galaxias. Así, se creé que la galaxia esta rodeada por esta materia.

Astrónomos de la Universidad de California en Estados Unidos han estado observando una pequeña galaxia que se llama Leo I, ubicada a 850 mil años luz del centro de la Vía Láctea, siendo una de las más alejadas.

Según estimaciones, toda la materia oscura de nuestra galaxia cabe dentro de la órbita de Leo, si en realidad su órbita está dentro de la Vía Láctea, pues existe la posibilidad de que transite a un costado.

La teoría está en que si la Vía Láctea tiene la masa que se piensa, su gravedad atraería a Leo I. Si este fuera el caso, los astrónomos, al observar el movimiento de Leo I, podrían calcular la masa total de la Vía Láctea, incluido su halo de materia oscura. Pero si Leo I se separa de la Vía Láctea, quiere decir que ésta no tiene la suficiente masa pensada.

Para mirar el movimiento de Leo I, los astrónomos deben determinar los movimientos de la galaxia para poder hacer una comparación anual sobre la ubicación de las galaxias, respecto una a la otra, y hacia dónde se han movido. Las observaciones hasta ahora han visto una gran velocidad de desplazamiento de Leo I: a 200 kilómetros por segundo, pero para poder sostener esa velocidad, se necesita una masa mucho más grande.

A partir de las observaciones, Boylan Kolchin, de la UC y líder de la investigación, alega que existe un 90 por ciento de probabilidades de que la Vía Láctea tenga entre 1 billón y 2.4 billones de veces la masa del Sol.

El especialista espera que el telescopio Hubble pueda dar los movimientos exactos de otros satélites galácticos para saber hacia dónde se mueve la Vía Láctea y poder dar cálculos más exactos.

"Calcular la masa de la Vía Láctea es importante para poder modelar otras galaxias" menciona Boylan.

El estudio se publicó en The Astrophysical Journal.

COMENTA ESTA NOTA