www.muyinteresante.com.mx

¿Dinosaurios de sangre caliente?

historia / 28/06/12

Desde museos hasta películas de Hollywood, los dinosaurios han sido retratados como animales muy activos y grandes, pero el cómo mantuvieron dicho estilo de vida nunca ha sido claro.

Por décadas, los paleontólogos han debatido si la fisonomía en los dinosaurios no alados tiene parecido con la de los reptiles de sangre fría del presente, o con los mamíferos de sangre caliente.

Ahora, una importante pista se ha descubierto, no en un fósil de dinosaurio, sino en un mamífero herbívoro.

Los paleontólogos siempre han examinado la microestructura ósea de fósiles para sus investigaciones en el crecimiento y fisonomía de los dinosaurios.

La llave para los argumentos presentes sobre el tema reside en las líneas de crecimiento detenido (LAG, pro sus siglas en inglés), que representa una etapa anual de ralentización en los dinosaurios cuando los recursos escaseaban.

Estos anillos de decrecimiento eran vistos en dinosaurios, así como lo son hoy en día con las lagartijas y lo cocodrilos, cuya temperatura corporal es regulada por el ambiente externo.

Sin embargo, las líneas no se han observado en animales endotérmicos, mamíferos como el lobo que mantienen una temperatura lata y constante.

Pero en un estudio publicado el 27 de junio en Nature, el paleontólogo Meike Köhler de la Universidad Autónoma de Barcelona en Bellaterra, España, y sus colegas reportaron que las LAG están presentes en rumiantes de los trópicos hasta los polos, lo que altera el contexto del debate de la fisiología del dinosaurio.

Aunque las LAG han sido encontradas en huesos de mamífero antes, según Köhler, este es el estudio más comprensivo de las estructuras en mamíferos modernos a lo largo de muchas latitudes.

Los mamíferos herbívoros disminuyen su crecimiento cuando se enfrentan a condiciones duras, la mejor manera de adaptarse a temporadas frías o secas y decrecer las demandas de energía de su cuerpo.

Esta ralentización produce LAG, incluso en organismos endotérmicos, y es un mecanismo primigenio para adaptarse a las líneas del tiempo.

Esto quiere decir que las LAG no deben ser usadas como argumento de que los dinosaurios no pudieron haber sido endotérmicos, según Köhler. De hecho, el tipo de tejido ósea visto en los fósiles indican que los animales crecieron rápido y sostenían rangos altos de metabolismo.

Y es que le tejido ósea de los reptiles gigantes es inconfundible con el de los rumiantes endotérmicos del presente, significando que los prehistóricos lo eran también.

El estudio provee adicional evidencia de la endotérmica del dinosaurio.

Redes Sociales

Síguenos

Siguenos en Facebook Siguenos en RSS Siguenos en Twitter

Recibe nuestras noticias