www.muyinteresante.com.mx

¿Pirámide del Fuego?

¿Pirámide del Fuego? historia / 14/02/13

Recientemente se descubrió en la Pirámide del Sol, en Teotihuacan, Estado de México, dos estelas y una representación mayor del dios Huehueteótl, el Dios Viejo o de Fuego, que ha puesto en debate el verdadero nombre de dicha edificación, además de la deidad por la que fue construida.

Teotihuacan (del náhuatl que significa 'Lugar donde fueron hechos los dioses; ciudad de los dioses') fue una de la principales ciudades de Mesoamérica en la época prehispánica, entre el siglo III y VII, principalmente en las áreas de comercio y cultura. Sin embargo, mucho se ha discutido sobre distintas aristas de esta cultura: desde el origen étnico de sus habitantes, ya que se han encontrado vestigios y legados de diferentes culturas mesoamericanas (como los totonacas, nahuas u otomíes), hasta del mismo nombre, pues su actual nominación es la forma en que llamaban los mexicas a las ruinas de Teotihuacan, perdiendo el nombre que le daban sus propios pobladores.

Otro debate es el culto que se profesaba en el monumento. Y es que en tiempos de los mexicas o aztecas (alrededor del siglo XV) se pensó que ahí se adoraba el astro solar, razón por la que le pusieron su nombre actual, Tonatiuh Tzacualli, o Montículo del Sol, cuando encontraron y exploraron las ruinas de Teotihuacan (se piensa que el declive de los teotihuacanos fue en el siglo VII), todavía en el periodo prehispánico.

Pero al pasar de los años se teorizaron otras adoraciones, como al Dios de las Tormentas, conocido como Tláloc, o a deidades terrestres como la llamada Gran Diosa. Pero el nuevo hallazgo de Huehueteótl abre una vez más el debate al implicar que existe la posibilidad de que la Pirámide del Sol tenga que ver más específicamente con el fuego y el tiempo, ya que el Dios del Fuego es también el dios del tiempo, del año y de los ciclos del calendario. También se supondría, paralelo al debate, que la Pirámide de la luna supondría una adoración al agua.

El descubrimiento corrió a cargo del equipo arquelógico liderado por el mexicano Alejandro Sarabia y el japonés Saburo Sugiyama, de la Universidad Provincial de Aichi, quienes trabajaban desde 2005.

La teoría sobre la adoración al fuego en la Pirámide del Sol no es reciente: en 1906, el arqueólogo Roberto Batres encontró unas esculturas relacionadas con el culto al fuego y a la Fiesta del Fuego Nuevo, y hace diez años se halló estatuas de jaguares que además de ser símbolos del Sol, lo son también del fuego del inframundo.

Redes Sociales

Síguenos

Siguenos en Facebook Siguenos en RSS Siguenos en Twitter

Recibe nuestras noticias
Las primeras civilizaciones
Aurora boreal entre San Francisco y París