¿Cómo afecta el ejercicio al metabolismo?

Muy Interesante Mx | Salud y Bienestar 10/02/18

¿Cómo afecta el ejercicio al metabolismo?

Hacer ejercicio provoca cambios en el cuerpo: los músculos se fortalecen, la grasa disminuye y es probable que te sientas más activo. Pero, ¿cómo es que las células se comunican y hacen que el cuerpo se llene de energía?

Un estudio, publicado en el diario Cell Metabolism, demuestra que durante el ejercicio las células adiposas se comunican con las células musculares, cerebrales y las de un órgano en específico: el hígado. Dicha comunicación hace posible que el cuerpo se llene de energía suficiente para desempeñar la actividad física.

La producción de vesículas

Las vesículas son glóbulos dentro de las células que almacenan y transportan material biológico, son una herramienta fundamental para que el metabolismo se lleve a cabo a nivel celular.

Investigadores tenían la teoría de que al ejercitarse, el cuerpo producía más vesículas, las cuales permitían una mejor comunicación intracorporal. Para comprobar esta hipótesis los científicos realizaron pruebas de sangre en diferentes personas para monitorear los cambios antes, durante y después de la actividad física.

El estudio

Se extrajo sangre de las arterias femorales de once hombres saludables. Luego se les pidió que subieran a una bicicleta fija por una hora. Mientras pedaleaban se les sacó otra muestra de sangre; después de descansar cuatro horas se tomó una última prueba. Al comparar las muestras, los investigadores notaron un gran incremento de vesículas en la sangre que fue extraída durante el ejercicio.

Aunque estaban conscientes de que estas proteínas representaban un papel importante en el metabolismo, no se había encontrado evidencia de que éstas se multiplicaran durante la actividad física.

¿De qué sirve el incremento de las vesículas?

Para conocer lo que sucede con las vesículas dentro del cuerpo se realizaron pruebas con ratones. Se aislaron las vesículas de la sangre de los roedores, luego se les agregó un marcador fluorescente para poder rastrearlas al ser ingresadas nuevamente al cuerpo de los pequeños animales.

 

Los científicos hicieron que la mitad de los roedores corrieran, mientras otros permanecieron sin movimiento. En los ratones que realizaron actividad física, las vesículas fluorescentes se dirigieron directamente al hígado. Así se dieron cuenta que las vesículas se dirigen al hígado con un solo propósito: el de avisar que el cuerpo necesita más energía.

Estos hallazgos ayudan a entender la manera en que el ejercicio afecta el metabolismo y aclara la forma en la que las células se comunican.

Comenta esta nota