Cambiar los horarios de las comidas puede alterar el reloj del cuerpo

Muy Interesante México | Nutrición 5/06/17

Cambiar los horarios de las comidas puede alterar el reloj del cuerpo

Cambiar los tiempos de la comida podría ser suficiente para restablecer uno de tus relojes corporales internos, dándonos nuevos conocimientos sobre la relación entre cuando comemos y los ritmos circadianos de nuestro cuerpo.

Si bien estudios previos han detectado una conexión entre la nutrición, el metabolismo y los ritmos circadianos en el cuerpo humano, esta nueva investigación fija esa relación en más detalle.

Un equipo de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido, encontró que si bien un cambio en los tiempos de las comidas no afectó al reloj del cuerpo maestro, si causó cambios en el ciclo de los niveles de azúcar en la sangre.

"Un retraso de 5 horas en los tiempos de las comidas causa un retraso de 5 horas en nuestros ritmos internos de azúcar en la sangre", explica uno de los miembros del equipo, Jonathan Johnston. "Creemos que esto se debe a los cambios en los relojes en nuestros tejidos metabólicos, pero no del reloj maestro en el cerebro".

Mientras que a menudo hablamos de los ritmos circadianos como un grupo vinculado a un sólo reloj, en realidad tenemos varios relojes repartidos por todo el cuerpo. Estos controlan nuestros ciclos naturales y funciones, los cuales son afectados por factores tales como la exposición a la luz.

El reloj "maestro" se encuentra en un conjunto distinto de células en la parte del hipotálamo del cerebro, pero ahora los investigadores también querían examinar algunos de nuestros relojes de cuerpo menor.

Este es sólo un pequeño estudio, y los resultados sugieren que los patrones de alimentación sólo afectan algunos de nuestros ritmos circadianos, pero los investigadores piensan que podría ayudar a aquellos que necesitan resincronizar sus relojes corporales después de vuelos de larga distancia o trabajo de turno tardío.

Cambiar tu tiempo de desayuno no necesariamente cura el jet lag completamente, pero podría ayudar a que tus relojes corporales regresen a su horario natural. Y si te encuentras atrapado en una rutina irregular o perjudicial, no todo está perdido.

Investigaciones publicadas a principios de este año sugirieron que sólo un fin de semana de acampar bajo las estrellas podría ser suficiente para restablecer los ritmos circadianos.

Comenta esta nota