www.muyinteresante.com.mx

El dragón flamígero

El dragón flamígero tecnologia / 04/09/12

Richard Hamel, un contratista en Pittsburg, construyó un dragón robótico con la capacidad de volar y exhalar fuego, entre otras cosas. La inspiración de la construcción del dragón vino de la película Cómo entrenar a tu dragón.

Cuando Hamel estaba viendo la película con sus nietos, notó que las colas de los dragones de la película tenían la misma forma de algunos aviones poco convencionales. Este diseño se conoce como invertied V-tail.

Así, desde que Hamel notó la peculiaridad en las colas draconianas de la cinta, se propuso construir uno.

Hamel compró una turbina JetCal P80, misma que tiene 10 kilogramos de empuje. Después, se enfocó en el diseño de su dragón. El peso total resultante del dragón es de 33 kilos.

Por el peso, Hamel creó unas alas con una longitud de 2.7 metros. Las primeras alas fueron construidas con fibra de vidrio y en la primer prueba de vuelo la velocidad superó los 100 kilómetros por hora.

Las alas del dragón fueron cambiadas, ya que, a pesar que las alas de fibra de vidrio permitieron que el dragón se moviera muy rápido, la gente no podía verlo en su desplazamiento. Por esta razón decidió crear un nuevo diseño de alas.

Obviamente la capacidad de vuelo del avión no depende solamente de las alas, pues la turbina hace un gran trabajo. Cuando el dragón vuela, la turbina inhala aíre por la entrada que se encuentra en el pecho del dragón y lo saca por la parte trasera.

El aire que sale de la turbina está lo suficientemente caliente para lesionar otras partes de la estructura, razón por la cual Hamel construyó un escape hecho de acero inoxidable.

Richard quería que su dragón causara miedo, por lo que estuvo mucho tiempo diseñándolo. Para poder crear la mirada diabólica, los ojos fueron hechos con  un grupo de LEDs rojos.

Claramente la parte más importante es el fuego. Un dragón sin capacidad de exhalar fuego no es un dragón. Por eso Hamel le puso en el borde de la mandíbula un circuito de 50 mil voltios, de una pistola paralizante que encontró en su sótano.

Luego le puso una boquilla a la parte trasera de la boca y la conectó con un bote lleno de propano líquido.

Cada vez que el propano líquido pasa por este circuito, salen de la boca del dragón llamas azules y rojas. Hamel planea llevar su creación a exhibiciones en áreas y parques.

Redes Sociales

Síguenos

Siguenos en Facebook Siguenos en RSS Siguenos en Twitter

Recibe nuestras noticias