¿Disfrutas de la soledad? Probablemente eres más inteligente