El invierno mantiene nuestro cerebro activo

Esta estación no tiene repercusiones negativas en el estado de ánimo ni en el rendimiento.