Historia

Los mayas usaron los restos de sus gobernantes como parte del juego de pelota, revela el INAH