Una daga de Tutankamón procede de un meteorito

Fue comprobado por científicos italianos y egipcios