Historia

La historia de los Selk’nam, el pueblo latinoamericano que fue exterminado por los ‘cazadores de indios’ americanos

selk'nam

La historia de los Selk’nam, el pueblo que fue exterminado por los ‘cazadores de indios’ americanos

Poco se conoce de la cosmogonía de una de las tribus más antiguas de Sudamérica. A pesar de las condiciones climáticas comprometedoras a las que se enfrentaron en la actual Tierra de Fuego, los selk’nam subsistieron por milenios antes de nuestra era.

Ocuparon el conjunto de islas que van desde la Patagonia continental hasta la Antártica, sorteando la nieve y la escasez mirando siempre hacia la bóveda celeste, donde pretendían encontrar todas las respuestas a sus carencias humanas. 
Cuando no podían volver los ojos al cielo, atribuían características sobrenaturales a un sinnúmero de espíritus, que no sólo convivían con ellos, sino que marcaban el ritmo de sus vidas.
Ésta fue una sociedad de inspiración animista, constituida de recolectores y cazadores, organizada en linajes transmitidos de generación en generación por parentesco. Los “haruwen” fueron los territorios que cada familia dominaba que, a su vez, representaban cada uno de los siete cielos en los que dividieron al universo. 

Sin embargo, con las campañas expansionistas del siglo XIX, los pobladores originarios de Chile y Argentina se vieron comprometidos por los conquistadores americanos. El proceso colonial terminó con la mayor parte de sus tradiciones, ya que los ‘cazadores de indios’ tenían la encomienda estatal de no dejar rastro de ellos.

Los pocos selk’nam que pudieron sobrevivir estas empresas de exterminio colonialista fueron distribuidos entre las grandes urbes de América del Sur como sirvientes o peones de familias más acomodadas.

El rastro mínimo que quedó de ellos está encapsulado en estas fotografías de inicios del siglo XX, antes de que el último fulgor del pueblo selk’nam dejara de resplandecer.

En la imagen, se muestran tres mujeres pintadas con tari, dibujos totémicos usados durante la danza del Kewánix, Hain de 1923.
Foto: Memoria Chilena / Biblioteca Nacional de Chile