Medio Ambiente

El megalodón sentía un apetito especial por la nariz y el cráneo de las ballenas, revela estudio

ballenas atacadas por tiburones blancos y megalodones