Categorías: Medio Ambiente

El mito del macho alfa

No hace falta haber estudiado antropología o zoología para conocer el término “macho alfa”. Se refiere al líder de una manada (jauría, tropa, rebaño, banda, etcétera) respetado y obedecido por el resto del grupo, y que al menos en el imaginario colectivo establece su dominio gracias al poderío físico. Por Guadalupe Alemán Lascurain

El diccionario urbano tiene una definición divertida: “El macho alfa es el que se queda con todas las nenas”. El primero en usarlo fue el etólogo Rudolf Schenkel, de la Universidad de Basilea (Suiza), en Estudios acerca de la expresión de los lobos (1947), donde plantea que una manada de lobos se estructura bajo una estricta jerarquía social, dirigida por un “macho alfa” y una “hembra alfa”. La obra de Schenkel también señala que:

  • Los machos alfa se ganan su puesto luchando para demostrar su poder. Es un estatus que se adquiere gracias a la agresividad y fuerza física.
  • Los alfa no lo son por dirigir a los demás, sino porque tienen mayor libertad para elegir qué quieren y adónde quieren ir.
  • Por lo general, sólo las parejas alfa pueden reproducirse (otros animales de la manada pueden procrear, pero si no son alfas, carecen de los recursos necesarios para garantizar la subsistencia de las crías).
  • Esta jerarquía afecta a todos en la manada, estableciendo quién come primero y quién puede fecundar a las hembras.
  • El orden del rango se conserva a través de peleas rituales. Una especie de “guerra psicológica”, pues los lobos dominantes refuerzan su posición mediante posturas, gruñidos y despliegues de fuerza que no necesariamente desembocan en un combate real.
Imagen: Pixabay

Mira qué monos…

En 1975, el primatólogo holandés Frans de Waal estudió una colonia de chimpancés al aire libre en el zoológico de Arnhem (Holanda). Como resultado de su investigación, que duró seis años, De Waal publicó La política de los chimpancés (1982), donde describe los conflictos, armonías y rivalidades de la comunidad de chimpancés de Arnhem, así como las estrategias empleadas por los simios para ejercer el poder y mantener al grupo unido. “A veces su comportamiento parece extraído de páginas de Maquiavelo”, comentó el autor, sugiriendo que los orígenes de la política son más antiguos que la humanidad misma.

En junio de 2018, De Waal recibió el premio NAT de divulgación de ciencias naturales, otorgado por el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, “por la nueva mirada que ofrece del comportamiento animal al establecer un paralelismo entre la conducta de los primates y la de los seres humanos en aspectos como la política, la empatía, la moralidad y la justicia”.

Ahora bien: una cosa es el trabajo serio realizado por investigadores como De Waal o Schenkel, y otra distinta lo que la mayoría de la gente entendió o quiso entender a partir de sus respectivas obras de divulgación. Esto del paralelismo entre la sociedad humana y la organización jerárquica de otros animales sociales resultó muy conveniente para explicar o justificar todo tipo de conductas, incluyendo algunas que ni los bonobos aprobarían (“Señora, es que su chamaco le pega a todos”; “Claro, es el alfa del salón…”).

A sus órdenes, patrón

Hoy en día, el término “macho alfa” se ha convertido en un estereotipo que abarca diversos ámbitos. Pongamos por ejemplo la mercadotecnia. Un estudio realizado en Suecia por Anders Gustafsson, profesor de marketing en la Universidad de Karlstad, demostró que los hombres gastaban más en una tienda de muebles cuando eran recibidos por un vendedor grande y musculoso.

Gustafsson concluyó que, inconscientemente, los hombres compran guiados por sus instintos, haciendo alarde de su poder adquisitivo para compensar el sentimiento de inferioridad que les provoca la presencia de un “macho alfa”.

La cultura corporativa también se ha apropiado del cliché, aunque sea para cuestionarlo, como puede leerse en este ejemplo: “Subsisten muchas organizaciones en donde el (accionista o gerente) controlador actúa como macho alfa dominante que reduce los tiempos para preguntar, escuchar u observar, requisitos necesarios para una buena reflexión corporativa. Esto puede abreviar el proceso de toma de decisiones, pero lo hace mucho más riesgoso…”. Y claro, persiste el machismo tóxico que pretende fundamentar la violencia en una supuesta condición biológica.

Imagen: Getty

También lee: HOMBRES, ¿A MAYOR PICOR MÁS TESTOSTERONA?

¿Lobo alfa, estás ahí?

Aunque el término “macho alfa” fue acuña do por Rudolf Schenkel, su popularización se debe a David Mech, otro experto en lobos, autor de El lobo: ecología y comportamiento de una especie en peligro de extinción (1970). Dos datos curiosos acerca de esta obra: a) se sigue vendiendo y b) Mech ha intentado retirarla de las librerías. ¿Por qué?

El autor explica que sus primeras hipótesis se basaron en el estudio de una manada en cautiverio, creada artificialmente juntando individuos de distintos zoológicos. Privados de su libertad, los lobos peleaban por la dominancia y el vencedor era reconocido como el “lobo alfa”. Más tarde, cuando Mechse dedicó a estudiar manadas en su estado natural, llegó a conclusiones completamente distintas, que desmantelan las teorías de la dominancia y el rol del “alfa”.

Resulta que las manadas de lobos salvajes son más parecidas a una familia, con progenitores, hijos, hermanos, nietos, etcétera. Los padres cuidan de sus lobeznos y vigilan su alimentación y educación. Cuando un lobo joven quiere formar su propia manada, no lucha por la dominancia:

Sólo abandona el grupo y se convierte en un lobo solitario hasta que encuentra una pareja con quien empezar otra familia.

En suma: el líder no se gana el puesto por ser el más fortachón, agresivo, impulsivo o malhumorado. Muchas veces interviene activamente en la cacería, pero ya que la manada captura a la presa, se va a dormir y espera a que los demás hayan saciado su hambre. Cito a Rick McIntyre, veterano guardabosques y estudioso de los lobos del Parque Nacional de Yellowstone:

“La principal característica de un lobo macho alfa es una discreta confianza y seguridad en sí mismo. Sabe lo que tiene que hacer; lo que más conviene a su manada. Da ejemplo. Se siente a gusto. Ejerce un efecto tranquilizador”.

Con respecto a los primates, sucede algo parecido. En una interesante TED Talk titulada Comportamiento moral en animales (2012), Frans de Waals explica que sus pri meros estudios se centraron en la agresividad y competitividad de los chimpancés, pero que modificó su visión cuando se enfocó en los actos prosociales y desinteresados que ejercen los simios. Durante la misma charla, el científico critica la idea de que “el hombre es el lobo del hombre”, es decir: que por naturaleza, los seres humanos somos agresivos y egoístas.

“Creo que es una imagen injusta para con los lobos”, aclara De Waals. “De hecho, son animales altamente cooperativos. Es la razón por la cual muchos de ustedes tienen perros en casa; comparten los mismos atributos.

También lee: ¿LOS HOMBRES TIENEN CICLOS HORMONALES?

 

Por lo tanto…

La creencia de que el “macho alfa” domina a través de la agresividad o la fuerza bruta es errónea en muchos niveles. Para empezar, entre las especies estudiadas también hay una “hembra alfa”. Por otra parte, recientes descubrimientos en el campo de la zoología dejan claro que ni los lobos, ni los perros ni los primates (ni muchas otras especies con una compleja estructura social, como los elefantes y los delfines) se organizan a través del bullying.

Es verdad que los “jefes” en el reino animal tienen ciertos privilegios, como el acceso a la comida y la libertad para elegir con quién aparearse, pero se ganan su lugar porque son respetados, no temidos. Según Frans de Waal, he aquí las verdaderas cualidades de los líderes de la manada: pueden formar y conservar alianzas duraderas (es decir, saben elegir bien a sus amistades); son generosos y capaces de proteger a los otros miembros del grupo, en especial a aquellos más vulnerables, y están dispuestos a asumir los costos del liderazgo, tales como el alto grado de estrés que implica cuidar a todos mientras te cuidas las espaldas.

Pensándolo bien, son atributos que nuestra propia especie debería procurar más… ¿no creen?

Texto publicado en la edición de marzo de 2019 | Revista Muy Interesante México.
Muy Interesante

Compartir
Publicado por
Muy Interesante
Tags: Lobos macho alfa Muy Interesante México Muy Interesante Mx

Contenido reciente

  • Curiosidades

Consejos para comenzar un huerto en casa

La crisis de Coronavirus Covid-19 no debería alejarte de tu jardín o huerto en casa. Todo lo contrario, el aislamiento…

3 horas atrás
  • Curiosidades

Krzysztof Penderecki: Fallece el compositor de “The Shining”

El destacado compositor y director de orquesta Krzysztof Penderecki murió a los 86 años, en Cracovia (sur de Polonia), confirmó…

5 horas atrás
  • Muy Interesante Junior

Beneficios de yoga y meditación para niños

La yoga y meditación son disciplinas practicadas cada vez más por personas en todo el mundo, no sólo son benéficas…

1 día atrás
  • Ciencia y Tecnologia

Hora del Planeta: 28 de marzo apaga la luz

El sábado 28 de marzo, el mundo celebrará una nueva versión de la Hora del Planeta en un momento inquietante para…

1 día atrás
  • Curiosidades

Opciones para descargar libros gratis y combatir el aislamiento

Leer es una excelente manera de mezclar tu rutina de distanciamiento social, además ayuda a que te absorban por completo nuevas ideas y…

1 día atrás
  • Muy Interesante Junior

Consejos para explicarle a los niños qué es el Covid-19, UNICEF

¿Necesitas algunos consejos para hablar con los más pequeños acerca a de teste tema? Los niños pueden tener dificultades para…

2 días atrás