Categorías: Medio Ambiente

La contaminación del aire eleva el riesgo de depresión y afecta el funcionamiento del cerebro

La contaminación del aire no sólo contribuye al cambio climático, sino que produce depresión en las personas aparentemente sanas.

El fenómeno se aprecia con más fuerza en las ciudades densamente pobladas, con una alta demanda de movilidad. Al inhalar partículas suspendidas que contribuyen a la contaminación del aire, un nuevo estudio sugiere que el cerebro humano tiene una reacción defensiva. Este mecanismo no sólo opera a nivel orgánico, sino que tiene repercusiones en la salud mental de las personas. Una de ellas, es un mayor índice de depresión entre las personas aparentemente sanas.

En el torrente sanguíneo

Fotografía: Maxim Tolchinskiy / Unsplash

El hartazgo que genera estar horas en el tráfico parece no ser la única razón por la que las personas padezcan más de depresión en las ciudades grandes. Por el contrario, la contaminación por partículas suspendidas, explica National Geographic, incide en la composición del aire natural de las principales capitales del mundo —y afecta el funcionamiento natural del cerebro.

De acuerdo con el Lieber Institute for Brain Development (LIBD), los gases emitidos por la quema de combustibles fósiles propulsan que la salud mental de los habitantes de Beijing, capital de China, flaquee:

“El riesgo de depresión puede ser solo una pequeña fracción de los posibles efectos que la contaminación del aire tiene en nuestro cerebro”, reporta Universal-Sci.

Al entrar en contacto con polvo, mugre, hollín y humo en las ciudades grandes, el organismo intenta defenderse. Cuando se inhalan, explican los científicos del LIBD, “pueden causar serios problemas de salud cuando penetran profundamente en sus pulmones“. Por medio del torrente sanguíneo, llegan a otros órganos vitales. Entre ellos, el cerebro.

Esto es así porque la contaminación del aire impacta funciones cognitivas elementales que nos ayudan a resolver problemas. De la misma manera, incide en el estrato emocional de los seres humanos, generando depresión, ansiedad y otros trastornos de la personalidad.

Te sugerimos: Pasar dos horas a la semana en la naturaleza aumenta la actividad del cerebro, revela un estudio

¿Sólo una cuestión genética?

Fotografía: Engin Akyurt / Pexels

De acuerdo con el líder del estudio, Hao Yang Tan, sí existe una predisposición genética a desarrollar depresión. Sin embargo, parece ser que los factores genéticos innatos de las personas pueden amplificarse al estar en contacto constante con un entorno contaminado.

Para la investigación se consideraron a 350 habitantes sanos de Beijing, todos ellos en la edad adulta. Después de analizar su información genética, Yang Tan y su equipo les observaron durante seis meses, en los cuales interactuaron con la contaminación de la ciudad. A la par, realizaron escaneos cerebrales para ver cómo respondían las regiones del cerebro asociadas a la cognición y los sentimientos.

Al término de la investigación, los científicos demostraron que existe una relación evidente entre un entorno contaminado y las afecciones mentales que presentaron los voluntarios para el estudio:

“[…] la combinación de genes de depresión y la exposición relativa a la contaminación del aire dañan la red cerebral de manera desproporcionada“, escribe el equipo para Proceedings National Academy of Sciences.

A partir de los resultados, Yang Tan asegura que el fenómeno provocará que más personas padezcan depresión en regiones muy contaminadas. Si bien es cierto que el factor genético es determinante, inhalar constantemente aire contaminado afecta la manera en la que se establecen conexiones neuronales. “El efecto de la contaminación del aire en el cerebro ya no es una especulación”, concluyen los autores.

Sigue leyendo:

La contaminación de plástico genera cambios extremos en el clima de las playas

El plan de Jeff Bezos para enviar todas las industrias contaminantes al espacio

Andrea Fischer @www.twitter.com/andreafis

Hago periodismo de ciencia. Construyo historias que buscan algo insólito desde la cotidianidad. Por eso, también, me gusta llevar mi Minolta análoga a todos lados. La cámara tiene más años que yo, pero nos entendemos. No se me quita la moleta costumbre de escribir a mano. Edito Muy Interesante para México y América Latina. Me desempeño como corresponsal especial para National Geographic en Español, Wall Street International Magazine y otros títulos digitales.

Compartir
Publicado por
Tags: contaminación depresión Medio ambiente salud salud mental

Contenido reciente

  • Historia

Muchas de las “obras maestras” más conocidas de Grecia son solo copias de las originales

Muchas de las esculturas griegas que se identifican como más las más representativas de la época probablemente son solo copias…

2 horas atrás
  • Historia

Cuetlaxóchitl: la historia de la flor mexicana que se convirtió en un ícono de la Navidad

Esta es la historia de Cuetlaxochitl, la flor que convirtió sangre en hojas y conocemos en la actualidad como 'flor…

5 horas atrás
  • Ciencia y Tecnologia

La pandemia podría extenderse hasta 2024, según expertos de Pfizer

Ejecutivos de Pfizer pronosticaron que la pandemia de COVID-19 podría extenderse en algunas regiones hasta 2024. Los responsables de una…

21 horas atrás
  • Historia

Saturnales: la celebración romana llena de excesos que dio origen a la Navidad

Hombres y mujeres desnudos bailando, vino, cantos y banquetes: así eran las fiestas saturnales del Imperio Romano. Durante el esplendor…

1 día atrás
  • Cuerpo y Mente

Qué alimentos deberías evitar esta Navidad si tienes colitis

Diseñamos una guía sencilla para entender qué es la colitis, qué alimentos evitar y cómo llevar unas fiestas decembrinas más…

1 día atrás
  • Medio Ambiente

Qué es y cuándo sucede el solsticio de invierno

Esto es todo lo que debes saber sobre el solsticio de invierno: qué es, cuándo sucede y por qué las…

1 día atrás