El Cornish rex: un felino de otro mundo