Los gatos también pueden sufrir anorexia