Detox o desintoxicación de… ¿mitos? 

Comencemos por exponer algunos argumentos detrás de las dietas denominadas “detox” o de depuración”. Por Guadalupe Alemán Lascurain

Supongamos que me dispongo a disfrutar una galleta de una galleta de chocolate. Al igual que otros alimentos, contiene vitaminas, proteínas, minerales y otras sustancias que son absorbidas por las células y pasan a formar parte de ellas.

Ahora bien: si tomamos al pie de la letra el proverbio “soy lo que como”, resulta que, cuando se ingieren sustancias tóxicas, éstas también llegan a las células –o sea, a los “ladrillos” o bloques básicos que nos constituyen— y todo el organismo empieza a enfermarse.

Sobra aclarar que no tengo la menor intención de meter toxinas a mis células, pero según los promotores del detox, hoy día resulta casi imposible huir de la toxicidad: por un lado, vivimos expuestos a toxinas ambientales; por otro, nuestra forma de alimentarnos está determinada por la industrialización. 

En suma, se aduce que para cuando esa galleta llega al sistema digestivo, antes ha sido expuesta a fertilizantes, pesticidas, hormonas, antibióticos, aditivos, conservadores, saborizantes, colorantes y otras porquerías que traen graves consecuencias a la salud, entre ellas: obesidad, cáncer, padecimientos cardiovasculares, depresión, infertilidad y alergias.

A esta minihistoria de terror podemos añadirle que la galleta se fabrica con azúcar, lácteos y gluten, los villanos de moda. Así las cosas, ¿qué puedo hacer para recuperar la salud?

Bueno, pues al menos de acuerdo con esta lógica, apegarse a un estricto programa de alimentación diseñado para eliminar las toxinas que nos roban un estado saludable. No suena tan extravagante comparada con otras creencias que hemos reseñado en esta sección (como esa que la Tierra es plana). Sin embargo, es preciso analizarla con mucho cuidado antes de morder el anzuelo.

También lee: 

COMIDA RÁPIDA: NUESTRA RELACIÓN INSANA
Imagen: Getty

Los juegos del hambre

El libro Clean, del doctor alópata Alejandro Junger anuncia en su portada:

“Un programa revolucionario que le devolverá a tu cuerpo su capacidad autocurativa”.

La contraportada incluye una cita de Gwyneth Paltrow, actriz de Hollywood famosa por haber ganado un Oscar y por vender productos y tratamientos que la comunidad científica considera cuestionables e incluso nocivos para la salud. Volviendo al libro de Junger: lo que promueve es un programa de alimentación de tres semanas que se limita a abundante agua fresca, una comida sólida y dos comidas líquidas en forma de batido, jugo o sopa.

Obviamente, estas últimas no incluyen cerveza, frappuccino ni tequila. El menú de un típico “día Clean” se lee así: desayuno de batido verde (que lleva leche de almendra, agua de coco, col rizada, aguacate y mango) acompañado con agua caliente o té de hierbas; al mediodía, pescado al vapor con hinojo, perejil y alcaparras; una “merienda” de té de hierbas y a la hora de la cena, sopa fría de pepino con menta. Según Junger, así puedes “desintoxicarte mientras te nutres”, aunque la parte de los nutrientes suena de lo más escasa. 

También lee: 

CRISIS ALIMENTARIA, ¿LA DESPEDIDA A NUESTRA COMIDA FAVORITA?
Imagen: Pixabay

Pero mira cómo beben…

Existen muchos otros programas de desintoxicación en el mercado. Aunque difieren sus nombres, marcas o jerga técnica, comparten estas características: convencen al consumidor potencial de que está gravemente intoxicado. Para ello suelen invitarlo a responder un test con preguntas como:

“¿Sufre usted dolores de cabeza?”, “¿está hinchado?”, “¿tiene episodios de ansiedad?”, etcétera.

Como la persona que responde no es un robot (y además se acerca al universo detox con la predisposición de que algo anda mal), contesta que sí a nueve de cada diez preguntas y, acto seguido, empieza a sentirse como una piltrafa humana.

Se le hace ver al organismo “intoxicado” que necesita un respiro, lo cual implica abandonar la alimentación habitual para someterse a una dieta restrictiva basada en jugos, licuados, infusiones, agua mineral y sopa. 

Todo programa detox vende algo, directa o indirectamente: cursos, recetas, libros, conferencias, asesorías personales, suplementos alimenticios, licuadoras ultrapotentes, agua alcalina, presuntas superfoods (léase: chía, linaza, alga espirulina, amaranto…) y hasta jugos envasados y etiquetados como si fueran el elixir de la eterna juventud. En suma, se trata de un negocio muy jugoso.

Del plato a la boca…

Recapitulando: las dietas detox prometen “eliminar toxinas del cuerpo derivadas de grandes cantidades de alimentos procesados, azúcares, grasas saturadas, carbohidratos refinados, colorantes, conservantes, etcétera”. Pero… ¿qué dicen los expertos en nutrición? De acuerdo con un boletín de la Escuela de Medicina de Harvard estos programas son formas de ayuno, caracterizados por una alarmante escasez de proteínas, ácidos grasos y otros nutrientes esenciales.

Es verdad que la mala alimentación daña la salud, pero no equivale a una “intoxicación”; y aunque así fuera, no existen evidencias científicas concluyentes de que un dieta régimen detox elimine las toxinas.

La licenciada en Nutrición, Raquel Lobatón Shabot explica: “El cuerpo humano tiene sus propios sistemas de desintoxicación, que funcionan de forma eficiente para deshacerse de aquello que nuestro organismo no necesita. Nuestros órganos (hígado, riñones, pulmones, piel y colon) se encargan de mantener un entorno seguro y de expulsar todo aquello que deba expulsarse.

Imagen: Getty

Hablemos claro: el detox es una estafa. Los gurúes que prometen por medio de una pseudociencia acabar con todos nuestros problemas, no sólo son portavoces de falsas esperanzas, sino que también ponen en peligro nuestra salud. Dependiendo de la técnica que uno elija para ‘desintoxicarse’, los riesgos pueden ir desde estreñimiento (por la falta de fibra) e inflamación (por exceso de fructosa cuando se trata de jugos), hasta hiponatremia, exceso de agua.

Cualquier ciclo de restricción es perjudicial para el organismo, ya que despierta reacciones naturales de supervivencia por medio de las cuales el cuerpo intenta reponerse del estado de inanición al que fue sometido. Estas reacciones incluyen un aumento en la producción de cortisol e insulina (lo cual nos lleva a un mayor almacenamiento de grasa y una disminución en el metabolismo), un incremento en la segregación de ghrelina (hormona que intensifica el hambre) y un mayor deseo de comer, mismo que la mayoría de las veces termina en una sobrealimentación que detona culpa, desperanza y estrés”, explica. 

Un trago amargo

Hablando de culpa y estrés, diversos especialistas han señalado que la moda del llamado clean eating o healthism (también nombrado “salutismo”, en español) es la antesala de un trastorno de la alimentación, cuando no la forma socialmente aceptable de enmascarar a este desequilibrio.

El doctor Max Pemberton, del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, escribe:

“Todos los pacientes que veo en mi clínica de desórdenes alimentarios dicen que están tratando de comer más sano”.

Y citando de nuevo a Raquel Lobatón, respecto a las dietas detox, “la falta de calorías conduce a un estado de debilidad y letargia que, a su vez, produce irritabilidad, hambre y pensamientos recurrentes y obsesivos con la comida. Estos factores generalmente detonan conductas alimentarias disfuncionales, tales como: atracones, culpabilidad al comer y sensación de fracaso al sentir que no se cuenta con la suficiente fuerza de voluntad”. 

Es fácil entender por qué el método detox puede detonar o empeorar una mala relación con la comida, pues parte de una postura dogmática en donde ciertos productos son inherentemente “malos” o “sucios” y otros “buenos” o “sanos”, mientras ejerce un control muy estricto sobre lo que la persona ingiere. No obstante, los alimentos carecen de carga moral. Comerte una dona no te transforma en un monstruo de perversidad; masticar lechuga no te vuelve más o menos virtuoso. 

Por lo tanto…

Imagen: Pixabay

El término detox es una herramienta mercadológica que, sin el menor fundamento científico, alimenta a una industria multimillonaria dedicada a lucrar con nuestros miedos a engordar, enfermar o morir. Muchos de sus militantes –como la mencionada Gwyneth Paltrow— carecen de formación profesional en el campo de la medicina o la nutrición, lo cual no les impide decretar de manera arrogante lo que es “saludable” y lo que está “prohibido”. Así fomentan un pensamiento extremista, haciéndonos creer que en cada bocado podríamos estar, o salvando nuestra vida, o poniéndola en riesgo inminente.

La clave, dirá cualquier profesional de la nutrición que trabaje con seriedad, no está en la exclusión, sino en la moderación. Los alimentos son fuente de vida y de placer, no de culpa ni de terror, así que… ¡a gozarlos con sensatez, y buen provecho! 

El artículo completo, se encuentra en la edición no.8 | 2018

También lee:

5 ALIMENTOS PARA CUIDAR DE TU HÍGADO

https://www.instagram.com/muyinteresantemx/?hl=es

Muy Interesante

Compartir
Publicado por
Muy Interesante
Tags: desintoxicación Detox Muy Interesante México Muy Interesante Mx

Contenido reciente

  • Curiosidades

Egipto lanza recorridos virtuales de sitios arqueológicos

El Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto lanzó una serie de video recorridos virtuales y guiados de museos y…

1 hora atrás
  • Sociedad

Ciudad de México reparte kits médicos a personas con síntomas de coronavirus

Mascarillas, gel desinfectante y paracetamol son parte de los productos que conforman los kits médicos que está enviando el gobierno…

3 horas atrás
  • Curiosidades

Desafiando a la gravedad: El cumpleaños de Marc Chagall

La recreación de escenas románticas ha sido un tema muy socorrido por grandes pintores. Baste mencionar, hacia fines del siglo…

4 horas atrás
  • Ciencia y Tecnologia

Algunas formas de canibalismo en animales podrían ser signo de cuidado parental

El comerse a sus crías o abandonarlas es una acción no tan extraña en el mundo animal. Por ejemplo, los…

4 horas atrás
  • Historia

Charles Baudelaire: el ferviente admirador de Poe

Charles Baudelaire (1821-1867) fue uno de los poetas más convincentes del siglo XIX. Se distingue en la literatura francesa, sus…

6 horas atrás
  • Curiosidades

Encuentra las 84 películas y series ocultas en el póster de Gremlins

Te retamos a que eches un vistazo a la siguiente impresión de Gremlins del artista Ape Meets Girl, también conocido…

8 horas atrás