Sociedad

Charles Starkweather, el asesino adolescente que obsesionó a Stephen King en su niñez