Categorías: Sociedad

El uso excesivo del smartphone está destruyendo nuestro sentido de empatía

Aunque nos sentimos libres de compartir y decir lo que queramos en redes sociales, el smartphone está desintegrando la empatía en las personas.

Suena la notificación. Como acto reflejo, a pesar de que estemos en una situación social en persona, revisamos la pantalla del teléfono. La urgencia por saber quién es, de qué se trata, con quién tiene que ver es más poderosa que continuar con la conversación que se estableció de viva voz. Así, el flujo se interrumpió. Al observar estos comportamientos contemporáneos, el filósofo coreano-alemán Byung-Chul Han es puntual al decir que el smartphone ha destruido la empatía entre las personas. Así funciona.

Estar sin estar

Fotografía: Josh Rose / Unsplash

Durante más de una década, el filósofo coreano-alemán Byung-Chul Han ha descrito cómo nos relacionamos tóxicamente con las redes sociales y la información. Para él, la inmediatez es el mecanismo más certero del capitalismo neoliberal para explotar a los usuarios. Sin que nos demos cuenta, asegura el autor, estamos a merced de los algoritmos de Facebook, Google y las demás multinacionales digitales.

Por ello, Han describe al smartphone como el artífice detrás de la destrucción de la empatía, ya que ejerce control sobre nuestro pensamiento crítico y relacionamiento social, ya que el Otro se convierte en un objeto de consumo:

“Quien sabe lo que sucede en su interior algorítmico se siente con razón perseguido por él. Él nos controla y programa. No somos nosotros los que utilizamos el smartphone, sino el smartphone el que nos utiliza a nosotros”, escribe Han en su más reciente publicación, según lo traduce El País.

Al lucrar con la libertad de ‘desvestirnos’ digitalmente, el smartphone y las redes sociales perpetúan el sistema de dominación capitalista. Por ello, además, somos dependientes a la información y a las plataformas digitales: nos identificamos en ellas porque les damos nuestros datos, privacidad y recuerdos. Al compartirlos en redes sociales, nos creamos una imagen ficticia e incorpórea, que consume nuestro tiempo, esfuerzo y relacionamiento físico.

En otras palabras: cuando registramos la vida a través de una pantalla, estamos sin estar.

Te sugerimos: Un informe de Facebook demostró que Instagram genera dismorfia y depresión en adolescentes

Detrás de la pantalla

Fotografía: Felipe Pelaquim / Unsplash

Para Byung-Chul Han, la clave está en que la era digital es ‘smart’, o inteligente. No porque en sí mismo el smartphone tenga consciencia, sino porque destruye la empatía para alimentar el ego de las personas. “No nos hace dóciles, sino dependientes y adictos”, escribe el autor en su más reciente compilación de ensayos, No cosas. Quiebras del mundo de hoy.

Este mecanismo de dominación funciona porque, en lugar de fomentar prohibiciones y ser restrictivo, atiende a las necesidades de consumo de las personas. Por ello, además, nos resulta mucho más sencillo relacionarnos digitalmente que en persona: los perfiles se adecúan a los datos con los que alimentamos a las redes sociales, por lo que las relaciones son híper-personalizables en la actualidad.

“Al ser tan amistoso, es decir, smart, hace invisible su intención de dominio“, explica el filósofo. Así también, las personas no se sienten dominadas en las plataformas que invitan a la comunicación abierta, y que se alimentan de la información que voluntariamente compartimos. En lugar de sentirnos dominados, nos sentimos libres de compartir y decir lo que queramos, según explica Han.

Sin revolución, a distancia

Foto: Getty Images

Aunque en la era de la híperconectividad afloran las revueltas digitales en favor de los movimientos sociales —como el feminismo y las identidades de género disidentes—, a los ojos de Byung-Chul Han no son revoluciones reales. Por el contrario, alimentan al sistema de producción capitalista del ‘Me Gusta’, según su propuesta teórica.

Con ello se refiere a que este tipo de movilizaciones digitales no provocan ningún cambio, sino que favorecen que los sistemas de dominación capitalista se perpetúen. Así también, ejercen cambios hormonales y neuronales en las personas, condicionando su felicidad en términos de la cantidad de comentarios y reacciones que tienen en sus publicaciones.

Por esta razón, además, el smartphone funge como un “objeto de transición”, según explica el filósofo. En principio, es una manera más ‘segura’ de enfrentarnos a la realidad, sin que nos lastime, sin que nos haga daño. Al evitar el conflicto en este nivel obsesivo y dependiente, los seres humanos hemos destruido nuestro sentido de empatía: estar bien todo el tiempo no es real, y es nocivo para nuestras relaciones sociales —cada vez más disminuidas, cada vez más a distancia.

Sigue leyendo:

Pornovenganza: la técnica digital de poner el rostro de alguien más en un video explícito sin su consentimiento

YouTube declara la guerra a los antivacunas y bajará todo el contenido conspiracionista

Andrea Fischer @www.twitter.com/andreafis

Hago periodismo de ciencia. Construyo historias que buscan algo insólito desde la cotidianidad. Por eso, también, me gusta llevar mi Minolta análoga a todos lados. La cámara tiene más años que yo, pero nos entendemos. No se me quita la moleta costumbre de escribir a mano. Edito Muy Interesante para México y América Latina. Me desempeño como corresponsal especial para National Geographic en Español, Wall Street International Magazine y otros títulos digitales.

Compartir
Publicado por
Tags: adicción adicciones Facebook redes sociales smartphone sociedad

Contenido reciente

  • Ciencia y Tecnologia

OMS busca crear un protocolo para combatir pandemias futuras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) busca generar un acuerdo internacional que preparare a sus países integrantes para pandemias…

7 horas atrás
  • Espacio

¿Un asteroide del tamaño de una cancha de futbol impactará la órbita de la Tierra hoy?

De acuerdo con cálculos de la NASA, un asteroide pequeño –sin oportunidad de impacto– se acercará a la órbita terrestre…

11 horas atrás
  • Muy Junior

Así se vive Yulin, el festival chino donde se comen a más de 10 mil perros

Desde la década de los 90, el Festival de la Carne de Perro en Yulin implica el sacrificio de más…

13 horas atrás
  • Ciencia y Tecnologia

Los transplantes de pulmón son cada vez más frecuentes en pacientes de COVID-19

1 de cada 10 transplantes de pulmón en Estados Unidos originan por casos positivos de coronavirus. Muchos de ellos decidieron…

15 horas atrás
  • Medio Ambiente

La contaminación del aire eleva el riesgo de depresión y afecta el funcionamiento del cerebro

La contaminación del aire no sólo contribuye al cambio climático, sino que produce depresión en las personas aparentemente sanas. El…

1 día atrás
  • Espacio

El plan de la ONU para garantizar la paz en el espacio exterior

Con una creciente actividad comercial en el espacio, a la ONU le preocupa que la paz pueda garantizarse en un…

2 días atrás